Schools in disadvantaged environments cannot perform well

Scientific Evidence Platform Hoax Schools in disadvantaged environments cannot perform well
0 8 Comments
Categories:
0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
8 Comments
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
Harkaitz Zubiri

This is a hoax. There is ample evidence demonstrating that all schools can achieve excellent results for all students regardless of their socio-cultural context if they put successful educational actions into practice.
Flecha, R., & Soler, M. (2013). Turning difficulties into possibilities: engaging Roma families and students in school through dialogic learning. Cambridge Journal of Education, 43(4), 451–465. DOI: 10.1080/0305764X.2013.819068

1
1
Garazi López de Aguileta

Indeed, there are numerous studies that show that all schools can achieve academic success, as well as social cohesion, and that this is not determined by the school’s socioeconomic context, but by the educational actions it implements.
Some scientific as well as news articles that demonstrate this:
Soler, M.; Morlà-Folch, T.; García-Carrión, R.; & Valls, R. (2020). Transforming rural education in Colombia through family participation: the case of school as a learning community. Journal of Social Science Education, 4-2020, 67-80.https://doi.org/10.4119/jsse-3251Andrea Khalfaoui, Rocío García-Carrión & Lourdes Villardón-Gallego (2020) Bridging the gap: engaging Roma and migrant families in early childhood education through trust-based relationships, European Early Childhood Education Research Journal, DOI: 10.1080/1350293X.2020.1817241
https://www.elperiodico.com/es/sociedad/20170511/colegio-milagro-joaquim-ruyra-hospitalet-premio-ensenyament-2017-cercle-economia-6024448

1
1
Nerea Marco

Este mito de que las escuelas ubicadas en entornos más desfavorecidos no pueden funcionar con éxito, solo se trata de una excusa para aquellas personas que no tienen una perspectiva y una motivación por cambiar la realidad de los diversos centros escolares.

Considero que ante esta situación, es necesario tener en cuenta las distintas necesidades del alumnado que se encuentra en escuelas con determinados entornos sociales desfavorecidos, como pueden ser el fracaso escolar, la inadaptación o la conflictividad. Pero estas problemáticas no se deben contemplar como un impedimento o una amenaza para el proceso de enseñanza-aprendizaje del alumnado.

Pues ante estas realidades, las escuelas y los docentes no pueden permanecer expectantes. En consecuencia, es necesario que todos los que forman parte de la comunidad escolar, y en particular los docentes, afronten decididamente los nuevos retos de la educación actual y desarrollen dinámicas educativas que contribuyan a formar personas capaces de participar activamente en la sociedad, sujetos preparados para afrontar con posibilidades reales de éxito las inevitables dificultades de la vida. (Uriarte, 2006).

La perspectiva general y multifactorial de los problemas no puede servir de excusa para la pasividad de los centros. Todavía hay margen para mejorar desde dentro del sistema escolar. La escuela también tiene alguna responsabilidad en la conflictividad escolar, cuando crea un ambiente que no favorece la comunicación sincera entre profesor alumno, cuando no contempla las peculiaridades de cada uno de ellos y favorece la integración, cuando exige el aprendizaje de contenidos que no están en consonancia con sus necesidades (Miranda, A. et al. 2005).

En mi opinión, desde el ámbito educativo se deben dejar a un lado las quejas sobre el contexto desfavorable del alumnado y con ello, tratar de buscar soluciones para esas condiciones socioeducativas en las que se encuentran los niños/as. Con todo ello, la función de los educadores y el papel de la escuela en sí es encontrar la manera, los recursos y los proyectos educativos que ayuden a erradicar esas desigualdades, teniendo en cuenta las necesidades de estos y partiendo de una visión equitativa. Pues la escuela no debe centrarse únicamente en los problemas del contexto en la que está ubicada, no debe contemplar que la falta de eficacia y eficiencia educativa del alumnado es debido a ello. Pues desde los profesionales de la educación se crear y aplicar proyectos educativos que aporten una mejora en la formación de este alumnado que se encuentra en contextos desfavorables, apostando por el éxito escolar mediante actitudes empáticas, con un pensamiento positivo, y sobre todo con optimismo.

Pues considero que, no debemos conformarnos con la realidad desfavorable que tenemos, la escuela debe ser capaz de dejar a un lado esas problemáticas y convertir las dificultades en oportunidades de igualdad para el alumnado. Debemos fomentar entre todos los agentes educativos, tanto profesionales, educadores y pedagogos/as, como las familias y las personas de la sociedad que nos rodea. Para ello, es importante fomentar el diálogo igualitario entre todos los miembros de la comunidad educativa, basado en la relación entre las personas y en la acción discursiva (Habermas, 1987).

Es gracias a este diálogo por el que se promueve la igualdad de todos los participantes en el proceso de enseñanza-aprendizaje, valorando a posteriori sus participaciones en función de la calidad de sus argumentos y nunca a priori por su posición social o profesional. En conclusión, es evidente que este tipo de mitos se siguen dando en escuelas con entornos desfavorables, y gracias a distintas investigaciones observamos que, si que es posible que estos centros docentes lleguen a ser eficientes y con ello, adopten una buena calidad educativa. Ante esta situación, todos tenemos la obligación de trabajar para que el éxito escolar en estos centros sea posible, sin excusas que valgan.

Referencias:

Uriarte Arciniega, J. D. D. (2006). Construir la resiliencia en la escuela. Recuperado de: https://addi.ehu.eus/handle/10810/7215

Pallás, A. G. (2005). La transformación democrática de la cultura escolar: una respuesta justa a las necesidades del alumnado de zonas desfavorecidas. Profesorado. Revista de Currículum y Formación de Profesorado9(1), 0. Recuperado de: https://www.redalyc.org/pdf/567/56790104.pdf

1
Last edited 5 months ago by Nerea Marco
Olga Galdeano

Desde un primer momento, este mito comienza a considerarse una realidad para ciertas personas cuando se observa que las características de las zonas desfavorecidas siempre llevan consigo la falta de financiación pública, el ambiente empobrecido y el enfrentamiento con los alumnos a la hora de proporcionarles una educación que quizá nunca hayan recibido. De esta manera, Bernal (2009) y Martín (2006), apuntan una dejadez y mal estado de las infraestructuras de los centros rurales, debido a la falta de inversiones en la mejora de este tipo de centros, pero cierto es que esta idea no se da en todos los casos, ya que, gracias a instituciones públicas o bien no gubernamentales, pueden obtenerse ciertos recursos. No obstante, este mito también comienza a aceptarse cuando las personas implicadas en el ámbito educativo no son capaces de dar respuesta a la mejora de las necesidades educativas y se excusan por las razones dadas anteriormente o por otras, que tan solo son el resultado de una mala vocación, así como de no querer cambiar las realidades de los centros educativos en estas zonas, los cuales tienen las mismas oportunidades que cualquier otro.

En suma, es de saber que gran parte del alumnado que compone estas escuelas tiene un bajo rendimiento, una falta de motivación, un bajo nivel de técnicas escolares y una baja concentración y atención, entre otras. De esta forma, es necesario dar una respuesta educativa y una implicación por parte de los agentes educativos para mejorar las condiciones en las que se encuentran, así como mejorar su nivel de vida. Con todo ello, considero que éstos son los encargados de romper con este mito y ser capaces de crear oportunidades y dejar de lado las desigualdades, donde de esta forma, todos/as tengan cabida en el mundo educativo y sean capaces de transformar sus vidas e ir creciendo como personas.

Así pues, se puede observar cómo los esfuerzos tendrán que ser grandes, pero no imposibles para conseguir escuelas de éxito en estas zonas. Para su posible ejecución, considero que una de las características clave es centrarse la enseñanza y el aprendizaje, así como también proporcionar nuevos enfoques en la enseñanza y por qué no, introducir nuevos métodos en esta, pues solo así habrá un beneficio tanto para el alumnado como para los docentes. No obstante, también es necesaria la comunicación y relación entre al alumno/a-profesor/a, ya que las altas expectativas que se transmitan a los estudiantes, podrán lograrse mediante el control de las tareas del alumnado, la retroalimentación positiva y el establecimiento de objetivos realistas que supongan un reto (Maden y Hillman, 1993). 

Por otra parte, considero esencial el desarrollo profesional de los agentes educativos. Es de saber que crear una comunidad de aprendizaje implica una gran inversión en el desarrollo profesional de los profesores, pero muchas de las escuelas eficaces y que mejoran cuentan con iniciativas políticas que apoyan un desarrollo profesional de su personal conectado tanto con los intereses individuales como con los institucionales (Henchey, 2001; Reynolds et al., 2001; Barth et al., 1999; Herman, 1999; Joyce et al., 1999).

Por último, pero no menos importante, veo necesaria también la participación de las familias, ya que el apoyo de éstas será importante para el desarrollo de sus hijos/as en la escuela. Está demostrado que uno de los puntos de apoyo que puede resultar más relevante para la mejora de la escuela es la creación de relaciones positivas con los padres y con la comunidad local, así como su implicación en la educación de sus hijos y en la marcha de la escuela (Joyce et al., 1999; Seeley et al., 1990; Maden y Hillman, 1993; Henchey, 2001; Coleman, 1998).

Partiendo de los anteriores puntos que he considerado a destacar, pienso que estas escuelas en zonas más desfavorables deberían de dotarse de todos aquellos beneficios educativos que le hicieran transformarse y avanzar cara una mejora en la educación y en la situación en la que se encuentran las personas que acceden a esta.

En definitiva, lo que llevo a decir es que, considero necesario que las personas inmersas en la educación afronten con valentía y seguridad las diferentes situaciones y retos que se dan en el ámbito educativo, de forma que puedan llegar a ser capaces de transformar la educación mediante metodologías y sistemas en los que hagan de ella una comunidad mejor, en la que la educación sea considerada como una oportunidad para todos/as, y dónde las personas puedan desenvolver todas sus capacidades para que así puedan participar plenamente en la sociedad y ser partícipes de ella.

De esta manera, y solo considerando la educación como una oportunidad y viéndola desde un positivismo por cambiarla, será posible que estos mitos dejen de existir y queden a un lado. Hemos de proporcionar medios y oportunidades todas las personas que formamos parte de la educación para poner fin a esto, y hacer ver que las escuelas en entornos desfavorecidos pueden ser fruto del éxito si se da una oportunidad para ellas y se confía en que es posible llevar a cabo una buena educación a cualquier parte del mundo.

“La educación no es la respuesta a la pregunta. La educación es el medio para encontrar la respuesta a todas las preguntas” – William Allin. 

Referencias bibliográficas:

Mujis, D. (2003). LA MEJORA Y LA EFICACIA DE LAS ESCUELAS EN ZONAS DESFAVORECIDAS: RESUMEN DE RESULTADOS DE INVESTIGACIÓN. REICE – Revista Electrónica Iberoamericana sobre Calidad, Eficacia y Cambio en Educación 2003, Vol. 1, Nº 2. Recuperado de: http://www.ice.deusto.es/rinace/reice/vol1n2/Muijs.pdf

Hamodi, C., Aragués, S. (2014). La escuela rural: ventajas, inconvenientes y reflexiones sobre sus falsos mitos. Recuperado de: https://dialnet.unirioja.es/descarga/articulo/5078953.pdf.

2
Last edited 5 months ago by OLGA23
A. Alicia

Ésta afirmación resulta ser una falacia, debido a que no está demostrada dicha causalidad; si es cierto que existe correlación en lo afirmado debido a que el hecho de disponer recursos, profesorado y encontrarse en situaciones favorecedoras (es decir, aquello que implica no disponer de trabajos precarios, existir una dificultad económica tanto familiar o del propio centro, o obligar al alumno a no poner en práctica su derecho y responsabilidad de educarse), pueden ser elementos que favorezcan el funcionamiento de la escuela y promuevan una educación de calidad para dicho entorno. Sin embargo, como bien se muestra en un vídeo subido por la “Fundación Trilema” en la plataforma de YouTube, denominado “PROFES. La buena educación”, donde se nos muestra la situación, contexto y perspectiva de la escuela y la educación desde tres lugares del mundo distintos; se resalta una realidad que carga directamente contra la afirmación que se ha expuesto, ya que, uno de los contextos que se nos muestra, es la situación educativa que existe en Guinea Ecuatorial, donde en comparación y contraste con otros contextos, no disponen de tantos recursos ni son tan avanzados para poderlos considerarlos un impacto de interés dentro de la educación (en comparación al avance tecnológico existente); sin embargo, se muestra una defensa y diferenciación de su situación, ya que como se afirma en el propio vídeo, sí es cierto que el disponer de un entorno y situación favorable, así como poder disponer de recursos; son elementos que promueven y ayudan a desarrollar una educación de calidad, pero no por ello debemos de caer en ésta falacia, pues el aprendizaje no sólo depende de éstos elementos para aprender y obtener una verdadera educación de calidad; ya que existen muchos contextos donde pese a disponer de dichas facilidades, no promueven, disponen, ni desarrollan un buen aprendizaje ni enseñanza, y por lo tanto, su educación y escuela no es de calidad ni funciona bien bajo éste sentido.
Por otra parte, dicha afirmación también puede inducir a dos tipos de errores que obviamente van a causar una discriminación y desigualdad educativa, así como social. 

El primer error que encuentro es aquello que se puede conocer como “Efecto Mateo”, en el sentido de la existencia del hecho de que aquellas escuelas que obtienen mejores calificaciones dentro de ránkings de resultados (medidos bajo determinados criterios) serán premiadas con mayores facilidades educativas; es obvio, que se establece una correlación entre la adquisición de facilidades educativas, una situación y entorno favorable, y la obtención de unas calificaciones óptimas dentro de los ránkings de resultados. Sin embargo, es aquí donde surge dicho efecto previamente mencionado, ya que si sólo se premia a aquellos centros que cumplen determinados criterios y requisitos, nunca se mejorará la situación de otros centros donde su situación sea más decadente o dificultosa, perpetuando así su situación e incluso, llegando a agravarla, ya que no podrán seguir los pasos de las demás escuelas en cierto sentido competitivo; estableciéndose así una diferenciación, discriminación y desigualdad tanto educativa como social. 

A su vez, el segundo error viene relacionado al primero, y es que, el hecho de apartar y discriminar a aquellas escuelas que se encuentran en una situación desfavorable, va a generar a su vez un rechazo tanto de profesionales efectivos que quieran asistir, ya que existirá ciertos prejuicios y frustración profesional por dichos agentes, así como un rechazo a aquellas personas asistentes y provenientes de dicha escuela de situaciones desfavorables, por el hecho de menospreciar su nivel educativo y académico, además de nuevamente por los prejuicios promovidos por un discurso de recursos e imagen estética del centro en cuestión. 

En conclusión, que una escuela se encuentre en un entorno desfavorecido, no implica que su nivel de funcionamiento, nivel de enseñanza y aprendizaje, así como nivel académico del alumnado, como profesional de los docentes; vaya a no ser óptimo y de calidad. Pues al final aquella fruta que de peor apariencia (externa) tiene, puede contener el sabor (interno) más sabroso que haya existido en comparación a otras. 

REFERENCIAS:

–  PROFES. La buena educación. (2016, 25 noviembre). [Vídeo]. YouTube. Recuperado de: https://www.youtube.com/watch?v=4Ty273fiD5s

– Martínez, J. C., & Choi, A. (2012). La evaluación como instrumento de política educativa. Dialnet. Recuperado de: //dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=4014638 

1
1
Last edited 5 months ago by A. Alicia
Paolaoltra

Las escuelas situadas en entornos desfavorecidos siempre han estado señaladas por el fracaso escolar. Esto no implica que no puedan funcionar bien, con esto me refiero a que una escuela situada en un entorno desfavorecido seguramente deba de trabajar más en algunos aspectos, buscando la motivación por parte del alumnado presente y el involucramiento de las familias en esta.
Primero hay que eliminar los prejuicios sobre estas escuelas y tener claro que la educación es para todos y todas, no para unos pocos.
En la mayoría de las zonas desfavorecidas conviven culturas consideradas casi siempre inferiores, señaladas como “delincuentes” donde los prejuicios que han tenido siempre hacen que les sea difícil crecer en sociedad si siempre llevas la etiqueta puesta.
Por otro lado, mayoritariamente el nivel económico de estas zonas es bajo y como consecuencia ¿dónde van menos? A la escuela. La escuela conlleva unos gastos que no todas las familias son capaces de afrontar y si encima, el niño o la niña que tiene que acudir hasta los 16 años, puede tener ganancias económicas a esta edad para mejorar la vida del hogar, no seguirá su formación. Saldrá al mercado laboral, porque al final es lo que en ese momento necesita y le “beneficia”.
Por lo tanto, la escuela ha de conseguir llamar la atención del alumnado, conseguir una motivación constante y sobre todo ganar la inclusión de las familias en la escuela, dándole la importancia a la educación que merece y sobre todo que sigan apoyando a sus hijos e hijas en su formación.
Las escuelas situadas en zonas desfavorecidas sí funcionan bien si las cosas se hacen bien. Tras las lecturas vistas, saco la conclusión de para que sean eficaces y positivas hay que hacer cambios. No hay que seguir la receta de la escuela ideal sino buscar adaptarse al entorno y buscar los intereses de allí donde se sitúe y de aquellos que la forman.
Para mí, todas las escuelas son necesarias y aunque cueste mucho cambiar la visión más vale avanzar con pasos pequeños que no avanzar nunca y más vale aprender poco que no aprender nada.
 
REFERENCIAS:
Pallás, A. G. (2005). La transformación democrática de la cultura escolar: una respuesta justa a las necesidades del alumnado de zonas desfavorecidas. Profesorado. Revista de Currículum y Formación de Profesorado9(1), 0.
 
Muijs, D. (2003). La mejora y la eficacia de las escuelas en zonas desfavorecidas: resumen de resultados de investigación. REICE. Revista Iberoamericana sobre Calidad, Eficacia y Cambio en Educación1(2), 0.
 
Gomez Caride, E. (2016). ¿ Buenos profesores? La voz de los estudiantes de escuelas secundarias en contextos urbanos marginales. Pensamiento Educativo53(2).

1
1
mamero33

En la actualidad nos encontramos con que muchos niños y niñas están sufriendo las injusticias de la desigualdad social y la segregación económica. Es por este motivo que la desigualdad académica y de recursos de los que disponen es en algunas ocasiones y en algunas circunstancias abismal. 

Muchas familias luchan porque esto deje de existir ya que la educación debe ser igual para todos los niños y niñas sin importar la clase social.
A pesar de la lucha constante sobre este tema, si que es cierto que es inevitable que haya centros educativos más equiparados y preparados. Sobre todo este gran problema lo sufren aquellos centros educativos que se encuentran en entornos más desfavorecidos y más olvidados. 

Todo esto no influye en el funcionamiento de las escuelas ni en el rendimiento de los niños, pero sí que es cierto que influye la visión de la sociedad hacia este tipo de escuelas y la visión que se tiene de estas.

Trabajar en los entornos y sectores más desfavorecidos no es una tarea fácil, que en muchas ocasiones se percibe como algo impensable que no se puede llegar a cambiar y a mejorar, pero lo cierto es que los buenos profesionales, docentes, pedagogos y gente que se dedique al ámbito educativo, sabe que este entorno es un desafío de superación, no es tarea fácil pero tampoco imposible y si que es cierto que un buen trabajo en este tipo de sitios puede cambiar muchas familias y puede llegar a calar más en la gente de lo que podemos imaginar. esto es porque ya por el entorno o por la situación de primeras se dan por perdidas ciertas situaciones pero simplemente hay que hacer y desempeñar bien nuestra tarea y ver más allá de todos esos problemas, entenderlos y saber adaptar las políticas educativas que se nos han implantado en un primer momento para que estas sirvan y se adapten a todos los entornos que nos podemos encontrar.

Los docentes deben saber ante las diferentes circunstancias y escenarios a los que se pueden llegar a enfrentar, y es por ello que deben saber adaptarse tanto ellos como los conocimientos que imparten y no al contrario. 
El alumna y la alumna son los protagonistas de la educación y por ello su participación y sus opiniones deben ser consideradas y tomadas en cuenta. Escucharlos y escucharlas nos dice mucho del alumnado al que nos enfrentamos, y además que se les de su sitio, su importancia y su lugar correspondiente favorece al entorno educativo ya que se sienten partícipes de su propia educación, por lo que con todo esto llegamos a la conclusión de que las escuelas sea el entorno en el que sea que se encuentren deben saberse adaptar y moldear para que esta diferencia educativa ya existente en la sociedad, sea lo menos posible y no vaya a más.

   Abierta, E. (2019, 23 septiembre). «Es la escuela la que debería adaptarse al alumno y no al contrario», entrevista con Nacho Martín Blasco, director del colegio Cambrils. Asociación Educación Abierta. https://educacionabierta.org/es-la-escuela-la-que-deberia-adaptarse-al-alumno-y-no-al-contrario/

Las escuelas de barrios marginados. (2006). https://www.educacionyfp.gob.es/dam/jcr:9c48a881-661e-4b49-9085-bbccbec6d1a4/22encuentroconsejosescolares-pdf.pdf

1
1

[…] si vienes de una familia sin recursos no puedes estudiar? Por suerte, hoy podemos contar con evidencias científicas que demuestran lo contrario y son accesibles para que corra la voz y se conozcan, para dejar […]

It is necessary to bring attention to scientific evidence that accounts for the factors that favor academic success in students with disabilities.
  En 2013, el informe de Unicef ​​España (Campoy, 2013) afirma que los niños con
Freire’s dialogic perspective contributes to improving school achievements in subjects, values, emotions and sentiments
Freire was ahead of the social sciences as a whole when he included the dialogic
Freire’s critical pedagogy has Foucault’s contributions as one of its important bases
Some authors have linked critical pedagogy and Freire to Foucault, but all evidence show the
Althusser and Bourdieu’s reproduction model has been scientifically and socially overcome.
Its creator in 1969 (Althusser) already acknowledged that he was writing on the basis of
What educational improvements does Virtual Reality, Augmented Reality, and Mixed Reality bring?
Information and Communication Technologies surround us in the educational world. There is a lot of
Is interreligious dialogue beficial?
The interreligious dialogue has shown to provide links and build bridges among different beliefs, cultural
8
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x