Children of parents with thalidomide (motor disability) more likely to be bullied in schools

Scientific Evidence Platform Needs more evidence Children of parents with thalidomide (motor disability) more likely to be bullied in schools
0 Comments

Estamos ante la cuarta categoría, es decir, se necesita más evidencia científica, ya que tras buscar documentos en fuentes de información como Scopus o JCR vemos que no hay investigación sobre nuestra hipótesis. Incluso buscando en términos generales la investigación sobre la discapacidad motora y su relación con el bullying no encontramos nada. Las palabras clave que se han utilizado en la búsqueda son las siguientes; Paternidad, discapacidades motoras, bullying a hijos de padres, talidomida, discapacidad motora y bullying. Desde aquí exigimos abordar este tema por la falta de información en el ámbito social sobre toda una generación que sufrió las consecuencias de la negligencia médica y cómo afectó o sigue afectando a las familias de las víctimas.

Primero, entraremos brevemente en lo que es la talidomida en contexto. Fue descubierto en 1953 por Wilhelm Kunnz en Alemania Occidental en ese momento, la primera vez que fue sintetizado fue por Chemie Grünenthal, un fabricante farmacéutico para su inclusión en medicamentos (Lima, Fraga, Barreiro, 2001, citado en Leandro, Santos, 2015). Además, ganó mérito mundial como tratamiento para el insomnio después de que Herbet Keller demostrara su eficacia como sedante e hipnótico en 1957 (Saldanha, 1994, citado en Leandro, Santos, 2015). Con todo este nuevo descubrimiento, se lanzó al mercado en 1956 como medicamento contra la gripe bajo la marca Grippex, su lanzamiento se vio favorecido por una supuesta epidemia de gripe asiática que llegaría al país, abriendo las puertas a la comercialización (Leandro, Santos, 2015). Sin embargo, no hubo evidencia de su seguridad en humanos. Más tarde, la compañía Grünenthal tuvo mucho éxito en llevar el medicamento al mercado, ya que fue uno de los medicamentos más vendidos en Alemania Occidental en 1957. Ese mismo año, la compañía farmacéutica, viendo todos los avances que estaban haciendo con este medicamento, decidió lanzar una campaña publicitaria defendiendo su uso adecuado y los riesgos inexistentes, y también aseguró que esta información llegara a médicos y farmacéuticos de primera línea de todo el mundo. Finalmente, en esas mismas circulares que se enviaron a los médicos, afirmaban que su uso era seguro para las mujeres embarazadas, pero lo que no sabían era que esto daría lugar a que toda una generación (1957 a 1963) de bebés en todo el mundo naciera con malformaciones y/o deformidades (Mokhiber, 1995, citado en Leandro, Santos, 2015).

Finalmente, tras conocer el contexto en el que se comercializó este medicamento, pasaremos ahora a lo que nos ocupa, y es que, tras una rigurosa búsqueda, no encontramos ninguna evidencia sobre el tema. Sin embargo, queremos investigar esta realidad porque en base a dos casos personales tenemos el siguiente escenario; una familia monoparental donde el cuidador principal padece talidomida, su caso se caracteriza por la ausencia del fémur en ambas piernas con una discapacidad del 56%, sus dos hijos han recibido comentarios despectivos sobre su padre. La primera hija lo ocultó ya que sufría un severo acoso y temía que si se descubría la apariencia física de su padre, no podría defenderse a sí misma. Por otro lado, el segundo hijo, cada vez que se le hacía un comentario como “tu padre es un enano”, se defendía, creando un clima de violencia en su defensa, con las consecuencias de recibir informes disciplinarios y abandono por parte de los maestros. También es cierto que nuestra hipótesis se apoya en términos de relevancia porque siguiendo la idea de (Duque y Teixido, 2016, citados en Gutiérrez, 2019) afirmamos que la apariencia física de las víctimas de bullying juega un factor importante en la realización de dicho maltrato, tener algún tipo de discapacidad, formar parte de grupos minoritarios étnicos y/o culturales así como la orientación sexual son factores atractivos para quienes intimidan. Pero, ¿y si no es la apariencia física de la víctima lo que condiciona, sino la de sus padres o parientes cercanos?
Con este escenario, nos dirigimos a la asociación AVITE Asociación de víctimas de talidomida en España en busca de información y nos sorprendió gratamente descubrir que nos agradecieron por compartir estas experiencias, aunque nunca habían tratado este tema, se pusieron en contacto con el Centro de Políticas Sociales de la comunidad de Murcia para proponer un proyecto de apoyo psicológico a las víctimas de talidomida, miembros de la asociación y familiares. Ponemos un punto de relevancia en este tema ya que queremos comprobar si los hijos de padres con talidomida o discapacidad motora son más propensos a sufrir bullying (porque los padres son utilizados como factor de bullying) comprobando si los dos casos mostrados son aislados o si realmente se trata de un problema invisibilizado.

Referencias bibliográficas:

Gutiérrez, N. (2019). Identificación de las características personales y contextuales atribuidas a las víctimas y agresores desde el punto de vista de los docentes en prácticas. Profesorado. Journal of Curriculum and Teacher Education, 23(1), 351-374. DOI:10.30827/profesorado.v23i1.9158

Leandro, J.A., & Santos, F. L. (2015). Historia de la talidomida en Brasil desde la prensa escrita, 1959-1962. Saúde e Sociedade, 24(3), 991-1005.

Categories:
0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
Does cultural diversity in classrooms help to improve school performance?
SCIENTIFIC ARTICLES: Mata Benito, P., & Ballesteros Velázquez, B. (2012). Diversidad cultural, eficacia escolar y mejora
Fight videogames produce violence
SCIENTIFIC ARTICLES: Prescott, A. T., Sargent, J. D., & Hull, J. G. (2018). Metaanalysis of
Schoolar absenteeism and delinquency are related.
SCIENTIFIC ARTICLES: Perez McCluskey, C., Bynum,T.S., &Patchin, J.,W. (2004). Reducing chronic absenteeism: An assessment of an early
Proposals to force “vulnerable” children to spread out create racism and failure, not inclusion
SCIENTIFIC ARTICLES: Slavin, R. E. (1990). Achievement effects of ability grouping in secondary schools: A
Schools should encourage ‘Emergent Reading’ from the earliest years of life in both homes and schools
COMMENT: It is common to hear teachers and parents complain about a curriculum of early
Single-Sex schooling don’t provide academic benefits compared with coeducational schooling
COMMENT: Proponents of single-sex education believe that separating boys and girls, by classrooms or schools,
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x